MDPE: Portada Sede Sábados
  • Increase font size
  • Default font size
  • Decrease font size
Search

Maestría en Diseño y Producción Editorial

Sedes sabatinas

E-mail Imprimir PDF
Indice del artículo
Sedes sabatinas
Casa de la Caniem
Primera imprenta de América
Todas las páginas

Las sesiones sabatinas de la Maestría en diseño y producción editorial tienen dos sedes alternas:

  • La Casa de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), y
  • La Casa de la Primera Imprenta de América.

Casa de la Cámara Nacional
de la Industria Editorial Mexicana

La Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem) es una institución autónoma, de duración indefinida y con personalidad jurídica propia.

Es un organismo gremial que cuenta entre sus afiliados a las más importantes empresas e instituciones editoras de libros y publicaciones periódicas, aunque también están asociadas empresas que forman parte de la cadena productiva o de comercialización en el área editorial.

Su razón de ser es aglutinar a editores de libros y publicaciones periódicas para la defensa de sus intereses; contribuir a la formación profesional del personal que labora en el medio editorial y promover las ediciones nacionales en México y el extranjero.

Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana

Holanda 13, entre Río Churubusco y General Pedro Mª Anaya
San Diego Churubusco, Del. Coyoacán, 04120 México, D. F.
Teléfonos 5688-2221 y 5688-2011, fax 5604-3294

 Metro General Anaya


Centro de Educación Continua
Casa de la Primera Imprenta de América

Casa de la Primera Imprenta de América

Las sesiones sabatinas de la Maestría en diseño y producción editorial tendrán como sede alterna la Casa de la Primera Imprenta de América, un marco perfecto para recordar el arraigo de la letra impresa en nuestra cultura. La UAM se enorgullece en custodiar desde 1994 este valioso inmueble del siglo XVI, situado en el Centro Histórico de la ciudad de México.

La casona de 383 metros cuadrados fue edificada por el conquistador Jerónimo de Aguilar en 1524, en un terreno que había pertenecido al templo de Tezcatlipoca, dentro del recinto sagrado de Tenochtitlan. De ahí la variedad de los hallazgos arqueológicos prehispánicos y coloniales que se han hecho en ella, como las cerca de 90 piezas que hay en exhibición.

Se destaca una formidable escultura mexica con forma de cabeza de serpiente, descubierta durante la restauración de la casa. Gran parte de la mampostería se mantuvo intacta por más de cuatrocientos años y la casa conserva su carácter colonial temprano.

La llegada de la imprenta a México
El historiador y bibliógrafo Joaquín García Icazbalceta (1825-1894) fue el primero en insinuar que ésta podría ser la "Casa de las Campanas", mencionada en los documentos históricos como el sitio donde se fundieron las campanas de la Catedral y funcionó la primera imprenta del Nuevo Mundo.

Diversos documentos prueban que la imprenta fue fundada en 1539 por el lombardo Giovanni Paoli (castellanizado como Juan Pablos), como sucursal del próspero taller sevillano de Johannes Cromberger. El contrato firmado por ambos en Sevilla en junio de ese año dispone los términos de funcionamiento de la primera imprenta mexicana.

Según ese contrato, Juan Pablos, oficial componedor de letras, establecería una sucursal en México y por diez años podría recibir la quinta parte de las ganancias como pago por su trabajo y el de su mujer, Gerónima Gutiérrez, una vez recuperados los gastos de adquirir y trasladar la imprenta, un ayudante y un esclavo. Existen numerosos libros impresos en México a partir de esa fecha, un siglo antes de los famosos Bay Psalms de Cambridge, Massachussetts, de 1640.

Hay consenso entre los historiadores en que es verosímil que ello haya ocurrido precisamente en esta casa el 25 de septiembre de 1539. El gremio de tipógrafos ha festejado durante décadas en este lugar cada 25 de septiembre como Día del Tipógrafo, y sobre la fachada sur existe una placa de mármol, que data de 1917 y dice: "El virrey don Antonio de Mendoza estableció aquí en el año de 1536 la Primera Imprenta de América. Los tipógrafos fueron Esteban Martín y Juan Paoli".

La Casa de las Campanas estaba ubicada en la esquina de la calle de la Moneda y la cerrada de Santa Teresa la Antigua, frente al arzobispado, y perteneció a fray Juan de Zumárraga, primer arzobispo de México, fundador de la universidad e impulsor de la imprenta mexicana, para la que hizo incansables gestiones ante el primer virrey Antonio de Mendoza y ante el propio emperador Carlos V.

La azarosa historia de una casa
Para 1542 la poseía Martín de Zavala y seis años después Martín de Aranguren. No se sabe quiénes fueron sus propietarios durante los dos siglos siguientes, aunque se dice que perteneció al Monasterio de Santa Teresa de la orden de las Carmelitas Reformadas. Justamente en el predio contiguo está el centro Ex Teresa Arte Actual, que fue por muchos años el templo de Santa Teresa.

En el siglo XVIII la casa perteneció a la Real y Militar Orden de Nuestra Señora de la Merced de la Redención de los Cautivos, pero el convento fue ocupado por las tropas estadounidenses en 1847 y todos los archivos fueron destruidos, por lo que los títulos de propiedad son irrecuperables.

En 1856 fray Ramón Dávila, padre maestro ex provincial y comendador del convento de Nuestra Señora de la Merced, le vendió la casa en 15 mil pesos al licenciado Lucio Padilla, cuyos herederos la vendieron en 1895 a Luisa María Magdalena Contreras, representante del hospital San Andrés.

En 1918 su inquilino era Arcadio Molina, director de los periódicos La Lucha, La Flama y El Microbio. En 1923 el ganadero Francisco Mier y Terán la compró en 40 mil pesos oro, y por la misma cantidad la vendió su viuda en 1929 a Ismael Rego. Por ese entonces funcionaban ahí la imprenta y papelería militar Marte, y la casa de huéspedes La Familiar.

Amalia Hernández de Rojas la compró en 1939 y siete meses después la vendió a María Ruiz Rueda, quien pidió el desalojo de los vecinos para modernizar la casa, pero le fue negada la autorización para las obras. Se la vendió a su hermano Manuel Ruiz por 250 mil pesos al contado, y al morir éste en 1967 la recuperó en herencia. En 1981 se la vendió al Gobierno Federal por ocho millones de pesos como parte del programa de restauración del Centro Histórico.

Rescate y custodia
La casa estuvo poco menos que en ruinas hasta 1989, cuando el Instituto Nacional de Antropología e Historia convino con la Universidad Autónoma Metropolitana en realizar un proyecto interdisciplinario de investigación y rescate de la vieja casa. Las obras de restauración se iniciaron en octubre de ese año.

La casa quedó en custodia de la UAM mediante un comodato con duración de 99 años; en 1994 se inauguró el Centro de Educación Continua de la UAM y a inicios de 2008 se le añadió la librería Juan Pablos y un Museo del Libro con tres salas de exhibición.

Para recordar el compromiso que representa para la universidad esta rica herencia editorial, el logotipo de la Maestría en diseño y producción editorial está basado en una fuente tipográfica tallada en la ciudad de México en 1554 por Antonio de Espinosa, el segundo impresor mexicano después de Juan Pablos.

Dado que Juan Pablos empleaba viejos tipos góticos traídos desde Sevilla, cabe suponer que la fuente de Espinosa es la primera diseñada en las Américas. La versión digital de la fuente Espinosa Nova (2002) que empleamos es obra del diseñador tipográfico mexicano Cristóbal Henestrosa y el logotipo de la maestría es un diseño de Raúl Nieto.

Cómo llegar a la Casa de la Primera Imprenta de América


Centro de Educación Continua
Casa de la Primera Imprenta de América
Universidad Autónoma Metropolitana

Lic. Francisco Primo de Verdad 10, esquina con Moneda
Centro Histórico, 06060 México, D. F.
Teléfono 5522-1535, fax 5522-1675
http://www.uam.mx/difusion

 Metro Zócalo

Es muy fácil llegar a la Casa de la Primera Imprenta de América en transporte público:

  • Lo más recomendable es llegar por la línea 2 del Metro (Tasqueña-Cuatro Caminos) y bajarse en la estación Zócalo.
  • Busque el Palacio Nacional, es muy evidente al salir del Metro en el costado oriente de la Plaza de la Constitución.
  • Moneda es la calle que desemboca en el Zócalo por el costado norte del Palacio Nacional, es decir, por la izquierda si mira de frente al Palacio.
  • Camine una cuadra al oriente por Moneda hasta la esquina con Lic. Francisco Primo de Verdad.
  • En esa misma esquina está la Casa de la Primera Imprenta de América.

Ir a caminar al Centro Histórico es una experiencia muy gratificante. Si le es posible, evite ir en vehículo particular, y, si no puede evitarlo, le recomendamos:

  • La calle de Moneda es peatonal. No hay acceso a la Casa de la Primera Imprenta de América en vehículos particulares sin un permiso especial.
  • Tenga paciencia. El tráfico puede ser pesado. Evite especialmente circular por las calles al oriente del Zócalo.
  • En el Centro Histórico no es recomendable (ni fácil) estacionarse en la vía pública.
  • Busque un estacionamiento público en las calles de Cinco de Mayo, Madero, 16 de Septiembre o Palma: aunque camine un poco más y la tarifa es alta ($28MXN por hora), se ahorrará tráfico.
  • Si tiene prisa, no quiere o no puede caminar, utilice un bicitaxi.
Actualizado ( Sábado, 26 de Febrero de 2011 12:26 )  

Agradecimiento

 

La Maestría en Diseño y Producción Editorial agradece el generoso apoyo que siempre ha recibido de la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana, que fortalece la vinculación de la industria con la academia, y se congratula por la firma de los convenios de colaboración entre la Caniem y la Universidad Autónoma Metropolitana.

 


Celebramos con alegría y honor la firma del convenio de colaboración entre la Universidad Autónoma Metropolitana y el Programa Universitario México Nación Multicultural de la UNAM.


Celebramos con alegría y honor la firma del convenio de colaboración entre la Universidad Autónoma Metropolitana y la Asociación para Leer, Escuchar, Escribir y Recrear, A. C. - A Leer IBBY México. 


Celebramos con alegría y honor la firma del convenio de colaboración entre la Universidad Autónoma Metropolitana y la Editorial EDAF.